Húmedas mañanas

 Lléname, alba temprana,
 el jardín de mañanas frescas,
 y despierta las legañas.
 Las yemas del olmo secas,
 devuélveles el rocío.
 Brío humedo,
 brillo enbravecido,
 en reflejos transparentes.
 Cúrame el sabor nacido,
 de secas noches,
 de seco frío.
 Devúelve joven rocío,
 rocío al alba, 
 al alma mía. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: