Que no mamá, que no es mentira… el profe me ha mandado de deberes jugar al Fortnite…

70920314_2622177174509183_5846175209752625152_oEsta situación, aunque parezca la tradicional lucha de los alumnos por engañar a sus padres y conseguir tiempo de ocio, podría ser un desenlace real de una estrategia de aprendizaje. Los deberes: ese infame enemigo de padres, profesores y alumnos por igual. ¿Un mal necesario? ¿O podemos prescindir de ellos?

Es cierto que respondiendo a un panorama de tendencias pedagógicas y educativas de “tirar las barreras” de la vieja escuela, los deberes parecen un elemento más a desarticular. Pero es igualmente cierto que podríamos caer en el error de dejarnos llevar por las predisposiciones irreflexivas, como tan frecuentemente ocurre con las corrientes ideológicas neófitas antes de pasar el filtro de la madurez. Los deberes pertenecen a ese férreo núcleo de la educación que conocemos como tradicional, pero cabe replantearse si deben subsistir a la nueva era, y no pecar de encasillarlos como un remanente reaccionario.

Sus beneficios son muchos y de gran peso. Ayudan a los alumnos a consolidar el aprendizaje, haciéndoles sujetos  protagonistas de las reflexiones, tareas, procesos y esquemas mentales que el profesor o el grupo ha hecho durante la sesión de clase. Permite un seguimiento continuo por parte del profesor del aprendizaje y el esfuerzo del alumno. Trabaja competencias como la dedicación, la organización, planificación, búsqueda de recursos y desarrollo de la autonomía. Y además, combinado con métodos como el Flipped classroom o el aprendizaje basado en proyectos, puede suponer un elemento nuclear del proceso de aprendizaje.

Por contra, los deberes son una intrusión de las materias más académicas del aprendizaje en el tiempo de ocio, que es igualmente didáctico y fundamental en el desarrollo del adolescente. En situaciones extremas pero desgraciadamente frecuentes, los alumnos salen del instituto para seguir estudiando en sus casas o haciendo deberes, y cuando pueden descansar están demasiado saturados como para emplear su tiempo de ocio de forma productiva. Además, las condiciones de disparidad que cada alumno tenga en su hogar, bien sea falta de internet o cualquier otro recurso, ensanchan la brecha entre aquellas familias de bajos recursos y aquellas más acomodadas. Y por último y no menos importante, los alumnos no disfrutan con los deberes.

Entonces, ¿cómo podemos adaptar los deberes a la nueva escuela y a las necesidades de los alumnos? Una idea muy interesante es combinar las actividades de ocio de los alumnos con las tareas de clase. Es decir, explotar todos aquellos recursos presentes en el tiempo de sus actividades cotidianas (jugar a videojuegos, Netflix, música, baile, deporte…). En los videojuegos hay cientos de simuladores de dinámicas de física (el movimiento del agua, de los objetos y los personajes), en las series y películas hay cientos de ejemplos de tiros parabólicos, óptica, termodinámica…, la música está también llena de física, como ya hablábamos en este post, y el deporte y el baile son una mina de dinámica, conservación de cantidad de movimiento, cinemática, química…

Es decir, podemos plantear una dinámica de deberes que no sean la carga tediosa a la que los alumnos se ven sometidos, sino como un complemento a su tiempo de ocio, que al mismo tiempo que les permite disfrutar de él, les ayude a reflexionar con profundidad sobre algunos aspectos que ni siquiera habían imaginado.

Captura

 

Aquí os comparto un video de una alumno contando su propia experiencia sobre los deberes y dando algunos datos muy interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: